París

A París había que dedicarle un episodio en esta serie sobre destinos literarios sí o sí. París, uno de los grandes centros irradiadores de cultura del Mundo Contemporáneo, tiene en el subconsciente colectivo los colores de una paleta impresionista, la cadencia melancólica del acordeón y el aroma a pan caliente de boulangerie y a café expreso. Pero, ¿qué forma tiene al contacto con ese sexto –o séptimo, u octavo…- sentido que podríamos llamar “percepción literaria”? ¿La forma de un mosquetero? ¿La de Jean Valjean, aquel ladrón de buen corazón que retrató Víctor Hugo? ¿Acaso la de bohemio perdedor a lo Henry Miller? O, por qué no, ¿la del pedante Profesor Langdon de Dan Brown?

París

La literatura -decía un sabio escritor- existe porque el mundo no es suficiente. París existe porque tampoco la literatura es nunca suficiente, y necesita de una ciudad infinita, capaz de inspirar historias como sólo París es capaz de inspirar. Historias épicas de aventuras, de héroes y villanos, honor, lealtad y venganza como las de Alejandro Dumas, ambientadas en el París aristocrático de la Rive Gauche. Historias de amor como la de Horacio Oliveira y la Maga de Rayuela, que no se resuelven, sino que se disuelven por sobre los puentes y las callejas del barrio de Saint-Thomas-d’Aquin, por los parques y los antros cosmopolitas del palpitante corazón de la ciudad. Historias de frenesí creativo, revolución y generaciones perdidas en la vorágine de los locos años 20. Dicen que Hemingway y su pandilla de artistas expatriados –Scott y Zelda Fitzgerald, Gertrude Stein, John Dos Passos, Ezra Pound- siguen de copas por el bulevar de Saint Germain a la altura del Barrio Latino, como dejó inmortalizado en su París era una fiesta. Preguntadle si no a Woody Allen quién le ayudó a escribir el guión de Midnight in Paris hace sólo tres o cuatro años.

Sin la capital francesa la misma “vocación artística” tal y como hoy la entendemos nunca habría sido: la imagen del talentoso poeta, novelista, pintor o músico bohemio, no podía haber nacido sino en la más rebelde y transgresora de las capitales europeas. Fueron Montmartre y Montparnasse, uno al norte y otro al sur del Sena, los barrios en los que se acuñaron las señas de identidad de esa imagen que aún hoy, más de un siglo después, sigue evocándonos la idea del genuino artista, “pobre pero feliz”. Allí vivieron y trabajaron verdaderos referentes universales del arte como Matisse, Renoir, Toulouse-Lautrec, Picasso, Eric Satie, Anatole France, Jean  Cocteau, Samuel Becket o Salvador Dalí, entre una interminable lista de creadores. La relación de escritores que inmortalizaron en sus crónicas el carácter inspirador de la Ciudad de la Luz es igualmente extensa, y va, por lo menos, desde Baudelaire hasta Houellebecq, aunque seguro que mucho más allá, en uno y otro sentido, tanto en el espacio como en el tiempo.

La ciudad de París actual, complaciente y hedonista a veces hasta lo autodestructivo, ni puede ni desea desembarazarse de la etiqueta de la que, para bien o para mal, su historia la ha hecho merecedora. Sus veranos luminosos, sus grises otoños de bufandas y mejillas sonrosadas, el glamour atesorado durante un par largo de siglos y los sueños cumplidos más las ilusiones perdidas de millones de seres humanos alrededor del planeta que entendimos a París como el lugar donde todo es posible, seguirán ofreciéndonos un escenario incomparable para ampliar la historia de la creación de historias. Porque el mundo nunca será suficiente, pero París siempre será infinita.

Anuncios

6 pensamientos en “París

  1. Genial el artículo. Yo optaría quizá por el de la Belle Époque, cuyo recuerdo se volvió aún más brillante por los horrores de la guerra que le puso fin. Y aun así París logró reinventarse y seguir produciendo arte y glamour.
    Y también el de la Revolución, cuando se inventó un nuevo mundo.
    En cualquier caso, se puede decir que siempre ha “marcado tendencia” XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s